4.28.2013

LA MUJER DE LAS SOMBRAS


En la aldea, la gente está llena de temor, nadie sabe de dónde viene ni a dónde va, el único indicio de que algo aterrador pasa por la pequeña ciudad es que todas las noches se puede ver a una mujer vagando por las calles, nadie sabe de quién se trata pero dicen que es la asesina de las sombras, muchos se han encontrado con su cruel mirada aun cuando esta parece no tener rostro, algunos han sobrevivido a su encuentro, pero otros no lo han logrado, lo último que ven es como la vida les es arrebatada por aquella misteriosa doncella de lúgubres intensiones.
Cada día al caer la noche, todos corren hacia sus casas esperando no ser sorprendidos por la mujer que parece provenir de las tinieblas del inframundo; sin embargo nadie está a salvo, los más vulnerables son el campanero de la iglesia, el hombre que cuida el panteón y los indigentes que duermen en la calle, pero eso no exenta a las familias que duermen en sus casas, pues ella viaja entre las sombras, atravesando muros, puertas y ventanas, no importa lo mucho que las personas se resguarden todos están expuestos, los nobles y plebeyos, caballeros y doncellas, incluso los niños están expuestos a tal catástrofe.
Muchos dicen que esta mujer es la muerte en persona, pero otros dicen que es obra de aquel hombre que vive en la colina más alta de aquella aldea, creen que aquel hombre es el responsable, los rumores dicen que él ha pactado con el diablo y que se alimenta de sangre de los inocentes para poder vivir, otros creen que aquella mujer es la princesa Rebeca sedienta de venganza por aquellos que le arrebataron el trono, ¿Cómo estar seguros de que sea ella si nadie sabe si en verdad está muerta o aún vive y espera el momento adecuado para volver?
Nadie está seguro de que o quien sea lo que asecha al pueblo por las noches, pero algo sí es seguro, es evidente que nadie está a salvo en aquella ciudad mientras aquella mujer siga rondando por las oscuras y desprotegidas calles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gritos de la sombras